Suspiros de Monja

El suspiro de monja es un buñuelo cuyo origen data de hace unos cuantos siglos, y es otro de los postres característicos españoles que fue creado originalmente por monjas. España tiene un gran número de postres en su gastronomía que se los debe a las monjas y a los conventos, que suelen ser los mejores sitios para encontrar ejemplos de estos postres. 

En España la leyenda cuenta que… “mientras las monjas estaban preparando unos bollos usando pasta choux (una pasta típicamente francesa), una de ellas liberó una flatulencia y el resto se echaron a reír. En  ese momento, una de ellas dejó caer un poco de pasta choux en un recipiente con aceite hirviendo y, voilà, un buñuelo nació”.

Aunque posible, es más probable que se llamen suspiro de monja debido a su ligereza; algunas personas dicen que su textura es tan suave y ligera que es como estar masticando aire. Sea cual sea la manera en que este postre recibió su nombre, sin duda se han convertido en un clásico en todo el país. 

El suspiro de monja no es tan fácil de encontrar como otros platos o postres españoles, ya que no se suele servir en restaurantes, o venderse en supermercados. Hasta hoy ha permanecido como un postre más o menos casero, o se puede comprar en algunas pastelerías, pero sobre todo en conventos de clausura españoles, como en la ciudad de Salamanca…donde mantienen su rica tradición pastelera… sino una tradicional receta exclusiva para vosotros 😉

suspiros de monja

PREPARACIÓN:

  • Ponemos el agua en una olla y la calentamos. Añadimos la mantequilla, el azúcar y la peladura de limón a la sartén.
  • Cuando comience a hervir, quitamos la peladura de limón con una cuchara ranurada
  • Añadimos la harina poco a poco mientras remueves con una cuchara de madera. Una vez que toda la harina ha sido añadida, dejamos reposar la mezcla durante 15 minutos o hasta que se despegue sin problemas del fondo de la sartén.
  • Retiramos del fuego y dejamos que se enfríe la mezcla. Añadimos los huevos uno a uno removiendo constantemente.
  • Amasamos la pasta y la desenrollamos sobre una superficie plana.
  • Cortamos la masa en cuadrados del tamaño de un dedo.
  • Ponemos mucho aceite de oliva en una sartén. Una vez que esté lo suficientemente caliente, freímos los dados de masa hasta que se doren
  • Sacamos los buñuelos del fuego y escurrimos… Para servir el suspiro de monja ya sabeis el truco…r espolvorear con azúcar glas!!

 

 

Recuerda consumir Productos Españoles!

Your Spanish Foods

Fuente: Spanish-Food

Anuncios