Torta Real de Motril. Semana Gastronómica Granada

La torta real, signo de identidad de la gastronomía motrileña, es junto al ron Pálido y las afamadas quisquillas, la embajadora más internacional con que cuenta Motril, un postre emblemático que ha cruzado las fronteras nacionales para llegar hasta lugares tan remotos como Australia o Japón, gracias a las nuevas tecnologías y a la familia Videras, cuyo apellido lleva cinco generaciones en su elaboración artesanal.

Publicado en diciembre de 1854 en Granada por el periódico “El Eco de la Libertad” es, hasta ahora, la referencia más antigua, contrastada, de la que se tiene constancia, aunque la historia lo sitúa en torno a 1840 cuando parece que comienza a denominarse “Torta Real”, posiblemente, según algunas hipótesis, debido a la intermediación del afamado motrileño Francisco Javier de Burgos, en su etapa de Secretario de Estado de Fomento o posteriormente como Ministro de Hacienda, aunque como otras muchas, sólo son hipótesis.

La historia de la Torta Real, aún por descubrir, guarda en su misterio el mismo sabor que esconden sus ingredientes mezclados con la precisión y sabiduría de la familia que, generación tras generación, han sabido conservar, cuidar, mimar y proteger la verdadera receta de la Torta Real de Motril.

En la pastelería Videras de Motril se venden alrededor de veintemil kilos de torta real al año, a razón de 400 kilos a la semana.
 La receta de la familia Videras data del año 1840 y hasta ahora dicha receta permanece en secreto, aunque las nuevas generaciones han incluido algunas innovaciones en ella, como la de comercializarla de forma individual, en pequeñas tartaletas, algo parecido a lo que podéis ver en la siguiente receta:
torta motril
PREPARACIÓN:
Precalentamos el horno a 180º
En un bol grande batimos los huevos, el azúcar, la almendra molida y la ralladura de limón.
Mezclamos hasta obtener una pasta homogénea.
Cogemos las flaneras (si dobláis las cantidades podéis hacerla en un molde de 24 cm.)
Esparcimos un poco de harina y echamos la masa en el molde elegido.
No debemos llenar hasta arriba pues en el horno suben, les sale copete
Metemos en el horno durante unos 45 minutos, o cuando “metamos el cuchillo y nos salga limpia”.
Sacamos del horno y dejamos enfriar.
Después desmoldamos y bañamos con la glasa real que habremos preparado con las claras y el azúcar glass
(con una batidora de varillas).
Dejamos hasta que la glasa se haya puesta dura, que es el momento en el que podemos servir.

Motril, es de cine!

 

Fuente: Videras
Anuncios