Málaga Ciudad Genial: Gastronomía y exclusividad, el Gazpachuelo.

La mayoría de los expertos sobre la cocina malagueña coinciden en poner de manifiesto la sencillez de los ingredientes utilizados, la variedad y riqueza de sus platos.. Todas estas características no son más que el resultado de una óptima utilización de los mejores productos naturales empleados en la elaboración de su extenso recetario; un recetario que se ciñe a la perfección a la dieta mediterránea, tan acreditada por sus más que demostrables cualidades saludables y del que hemos hablado tanto en este Blog.

Legumbres, verduras, carnes, pescados y frutas constituyen los elementos básicos de una cada vez más depurada gastronomía, en cuya preparación destaca el aceite de oliva como imprescindible ingrediente, un producto que en Málaga ha alcanzado las más altas cotas de calidad y es comercializado en todo el mundo gracias a empresas que han hecho de la innovación y el prestigio sus señas diferenciadoras.

Todos los productos de los que dispone la ciudad combinan la tradición y la vanguardia, la imagen de calidad y la naturalidad, que hacen que la cocina malagueña se distinga como una de las más destacadas del país, reflejo de la calidad de vida que se respira en la ciudad.

Gracias a la importancia de centros de calidad y prestigio, como la escuela de hostelería de La Cónsula, en Málaga han surgido destacados cocineros, algunos de los cuales, como Dani García o José Carlos García, galardonados con la estrella Michelín. El primero se ha convertido, además, en un gran embajador de la cocina malagueña con su restaurante “la Manzanilla”.  Tales éxitos no son más que un reflejo de la calidad de nuestra dieta, declarada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad

“En números, se trata de una ciudad de poco más de 550.000 habitantes en la que se concentran casi 4.000 establecimientos de hostelería, de los que más de mil son restaurantes: datos que nos ofrece una ligera idea de que en que Málaga la gastronomía se ha convertido en todo un arte: en el Centro Histórico, junto a monumentos milenarios, como la Alcazaba o el Teatro Romano, en las recónditas calles de la antigua Judería o a la sombra del Museo Picasso y la Catedral, casi trescientos restaurantes ofrecen a los visitantes la oportunidad de disfrutar de una cocina cargada de historia.”

Como plato tradicional de la cocina mediterránea, el “pescaíto frito” es uno de los grandes atractivos gastronómicos del litoral malagueño. Típico de chiringuitos, bares y terrazas, su demanda se dispara en las temporadas de sol y playa. El pescado idóneo para la fritura ha de reunir unas características esenciales, características que cumple a la perfección la especie estrella de la fritura: el boquerón malagueño. Y junto a la fritura, otra obra maestra de la gastronomía malagueña: el espeto, la forma tradicional de comer las sardinas en Málaga. Las sardinas, clavadas –o espetadas- en una caña, son puestas al fuego, lo que les ofrece un sabor especial y único. 

Finalmente, nadie puede marcharse de Málaga sin descubrir un magnífico tesoro a menudo muy desconocido: El Gazpachuelo… la gran sopa malagueña. 

Os dejamos su receta:

gazpachuelo

1. Limpiamos la merluza y ponemos a cocer la espina con el laurel, las patatas lavadas en mitades y la cebolla. Todo con agua y sal, cocer 30 min tapado.

2. Mientras, iremos haciendo la mayonesa. Echar el huevo, algo de sal,  zumo de medio limón y un chorro de aceite de oliva. Batimos con la batidora, y cuando vaya cuajando empezamos a echar el clásico hilo de aceite.  Echar el resto de limón y sal al gusto hasta espesar. Tapar y Dejar reposar en la nevera.

3. Volviendo al Fumet: Cuando falten 10 minutos para acabar de cocer añadiremos la parte magra de la merluza y justo antes de apagar el fuego echaremos las gambas en el caldo.  Tapamos y dejamos que infusionen unos 5 minutos. Una vez cocidas las gambas, las sacamos y las apartamos en un bol unto al pescado.  Reservamos las patatas sin pelar en el caldo. 

4. Lo fundamental es dejar templar el caldo un poco.  El secreto es mezclar  la mayonesa cuando el caldo está caliente tirando a tibio.

5. Vamos despojando la carne de la merluza y pelando las gambas.

6. Colamos el caldo, y empezamos a montar el gazpachuelo:  en primer lugar, echamos en la mayonesa dos cucharadas de caldo ya colado y trituramos. Sin dejar de triturar vamos echando poco a poco cucharones de caldo Así hasta obtener el punto de textura espesa sin que se corte. 

7. Por último le echáis el resto, ¿cuanta cantidad? pues a ojo, cuando veáis que empieza a quedar muy líquido, cortáis, muchos dicen en sus recetas que entre 600-700ml de caldo por huevo usado. Importante al final probar de sal.

8. Ahora, lo pondremos a calentar a fuego muy suave con la patata en trocitos, y atención, JAMAS DEBE HERVIR. Se cortaría. Así que mucho ojo con esto. 

9. Cuando esté calentito echaremos el pescado y las gambas reservadas, 1 minuto y apagar. 

solo nos queda decorar al gusto… unos cuadraditos de pan tostado quizás??

por algo lo llaman Málaga Ciudad Genial

 

 

 

Fuente: Malaga Turismo y MercadoCalabajio.com

Anuncios